Continuación de los consejos para iniciarse en el agility canino

Este artículo es continuación de éste otro, donde encontrarás los primeros consejos para iniciarte en el mundo del agility, un deporte en el que además de competición, encontrarás la manera idónea de gastar energías junto a tu mejor amigo y estrechar lazos. Te aseguro que no solo se desfoga el perro, pues es un deporte de equipo y, como tal, ¡tendrás que participar! Entérate de cuáles son los primeros pasos que tienes que dar para empezar.

agility-perros

6. Relaciónate con los más experimentados

El agility se ha vuelto popular entre los amantes de los perros. Los entrenamientos y las lecciones son cada vez más fáciles de encontrar y asequibles. Dicho esto, no resulta complicado encontrar dos o tres centros en nuestra provincia y más o menos cerca de donde vivimos para poder desplazarnos los fines de semana. Basta con hacer una búsqueda en Google para ver que este deporte está en alza. Lo bueno de esto es que encontrarás, a su vez, foros y páginas en las cuales la gente interesada puede ponerse en contacto entre ellos; hay usuarios que están dispuestos a compartir su experiencia avezada y los mejores consejos. Sin embargo, es mejor pasar de lo virtual a lo real y hacer una “quedada” en uno de los centros para hablar con los expertos y dejarse guiar.

7. Mira lo que le motiva a tu perro

Esto es importante. ¿Tu perro reacciona mejor a los premios con comida o a los premios con juegos? Usa esto en tu favor. Si lo que le motiva a moverse es una golosina, entonces empieza con esto. Ten en cuenta que durante una competición no es posible guiar a tu perro con una chuche enganchada a un palo, pero si practica suficiente agility y las clases las recibe de un buen entrenador, con toda probabilidad acabe amando el deporte por sí mismo y no necesite otra motivación que hacer las pruebas por pura diversión.

8. En privado o en grupo…

…¡pero toma clases! No es difícil para un entrenador interpretar las preferencias de tu perro y su potencial. Es posible que necesites empezar con clases privadas para limitar las distracciones del atleta y que poco a poco se lo irá introduciendo en grupos reducidos para que vaya probando a entrenar en compañía, ya no solo con otros perros, sino con las indicaciones de otros dueños a las que debe ignorar. Lo importante es, después de todo, ¡empezar!

9. Fijar los objetivos

Esto siempre hay que tenerlo claro. ¿Qué es lo que pretendemos con el agility? ¿Entrenar para pasarlo bien, entrenar para llegar a competir, entrenar para…? Dependiendo de tu meta, tendrás que invertir mayor o menor esfuerzo, tal vez, incluso, más o menos dinero y, por supuesto, más o menos tiempo. Lo bueno de cumplir las metas y objetivos es que siempre se puede ir a por más porque se ha demostrado cierta disciplina y una denodada disposición a conseguirlo. De primeras proponte simplemente empezar.

10. Y, por supuesto… ¡DIVIÉRTETE!

Si esto se ha repetido hasta la saciedad es porque se trata del propósito principal del agility.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>