Combatir las bolas de pelo en los gatos

Todos conocemos la faceta escrupulosa de los gatos. Se dice de ellos que son las mascotas más limpias y presumidas, pues cualquier orgulloso dueño de gato sabe que estos animales dedican gran parte del día a acicalarse con esmero. Sin embargo, cada vez que el gato se lame a sí mismo, los pelos sueltos se quedan en su lengua y suelen pasar por su garganta. Por lo general, atraviesan el estómago y el intestino, pero esto no siempre es así.

bolas-de-pelo-gatos

Las bolas de pelo pueden ocasionar obstrucciones

Los gatos pequeños no suelen tener estos problemas con el pelo, sino que se presentan en gatos adultos que ya han aprendido a acicalarse. Estos fajos de pelo se expulsan en un tubo largo, húmedo y peludo. Se le conoce con el nombre de tricobezoar, aunque nosotros le decimos llanamente “bolas de pelo”.

Soltar eso de vez en cuando es asumible y completamente normal, pero hacerlo varias veces a la semana o en el mismo día puede acarrear consigo un problema grave. También lo es que el gato tenga dificultades para expulsar su bola. Es decir, con un par de arcadas suele echarla fuera, pero si le cuesta más y es muy aparatoso toca, como es usual, una visita al veterinario. Las bolas de pelo que no pasan bien causan diarreas, obstrucciones, abdomen hinchado, pérdida de apetito y somnolencia. Si bloquean el estómago o el intestino y no se tratan, pueden derivar en un desenlace fatal. En algunos casos es necesaria cirugía, por lo que no desestimes las bolas de pelo.

Prevenir y evitar las bolas de pelo en los gatos

Hay al menos un par de cosas que podemos hacer para prevenir y evitar las bolas de pelo en los gatos:

La primera de ellas es someter a nuestro gato a un cepillado diario. Cada pelo que se quede en el cepillo es un pelo que no se va a tragar. Cuesta habituarlo, pero es un favor que le vamos a hacer a nuestro amigo felino y a nosotros mismos. Si el gato tiene el pelo largo, tal vez lo más aconsejable es que el cepillado sea doble: uno por la mañana y otro por la noche. También es recomendable en este caso consultar con un especialista, así que visitar una peluquería para animales es una opción muy considerable.

La segunda cosa que podemos hacer es darle algún tipo de lubricante no digestivo que le ayude con el tránsito de los pelos tanto a pasar por el estómago como por el intestino. Antes de aplicarlo, es aconsejable recibir las instrucciones pertinentes por parte de un veterinario. No obstante, las indicaciones son simples al respecto y mientras no nos excedamos de la dosis recomendada lo estaremos haciendo bien. Obviamente, hay que leer con atención el prospecto del producto… Aunque a estas alturas no hace falta ni que lo insinúe, ¿verdad?

La alimentación y el ejercicio son factores que también pueden influir en las bolas de pelo. Parece que todo está relacionado, pero un gato saludable corre menos riesgos de producir esos tricobezoares cuando come comida con fibra y está activo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>